Gustav Husak

Gustav Husak (10 de enero de 1913-18 de noviembre de 1991) fue Primer Secretario del Partido Comunista de Checoslovaquia desde el 17 de abril de 1969 hasta el 17 de diciembre de 1987 (sucediendo a Alexander Dubcek y precediendo a Milos Jakes) y Presidente de Checoslovaquia desde el 29 de mayo de 1975 hasta el 10 de diciembre de 1989 (sucediendo a Ludvik Svoboda y precediendo a Vaclav Havel).

Biografía

Gustav Husak nació en Pozsonyhidegkut, Austria-Hungría (ahora Dubravka, Eslovaquia) el 10 de enero de 1913. Se unió al Partido Comunista de Checoslovaquia en 1932, cuando era estudiante de derecho en la Universidad de Bratislava. Ejerció como abogado hasta 1942, cuando comenzó a trabajar para el partido clandestino a tiempo completo, y se convirtió en una figura fundamental en el Levantamiento Nacional Eslovaco de 1944. Ascendió rápidamente en las filas del partido, se desempeñó como Ministro de Agricultura de 1948 a 1949, y se convirtió en miembro del Comité Central del partido en 1949. En 1951, se convirtió en víctima de las purgas estalinistas de Klement Gottwald, y fue condenado a cadena perpetua por el atroz crimen del «nacionalismo burgués eslovaco». Fue liberado en 1960 y rehabilitado en 1963. Trabajó en la Academia Eslovaca de Ciencias y en varios comités, hasta que en 1968 se convirtió en Viceprimer Ministro de Checoslovaquia. Apoyó la invasión del Pacto de Varsovia para poner fin a la Primavera de Praga el 20 de agosto de 1968, con lo cual se convirtió en el líder efectivo del Estado, a pesar de que no reemplazó oficialmente a Alexander Dubcek hasta 1969. Su gobierno estuvo marcado por la ortodoxia económica, ideológica y política, que anestesió a la gran mayoría de la población, cuyas esperanzas habían sido tan elevadas por la Primavera de Praga, en sumisión pasiva. La vejez no creó un gusto por el aventurerismo, y se resistió obstinadamente a los impulsos reformistas de Mijaíl Gorbachov. Esta actitud fue compartida por el alto mando del partido, que lo reemplazó como líder del partido en 1988 con otro líder de línea dura, Milos Jakes. En una de las ironías más gratificantes de la historia, fue reemplazado como Presidente por su opuesto intelectual e ideológico completo, Vaclav Havel, a quien había tratado tan arduamente de silenciar a través del encarcelamiento y la discriminación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.