El Hombre de Grauballe

2,000 años

Debido a las condiciones únicas en la turbera, el cuerpo se conservó excepcionalmente bien, incluso después de haber sido depositado en la turbera durante más de 2.000 años. Por ejemplo, todavía se pueden ver las uñas de los dedos, las uñas de los pies y el cabello en el cuerpo.

El Hombre de Grauballe fue, y sigue siendo, el cuerpo de turbera mejor conservado que se haya encontrado en Dinamarca.

El Hombre de Grauballe vivió en la Edad de Hierro

Para arqueólogos e historiadores, el descubrimiento del Hombre de Grauballe ha sido de singular importancia. Mediante el uso de tecnología moderna para examinar el cuerpo de turbera bien conservado, se ha descubierto un número casi infinito de detalles sobre la Edad de Hierro. Fue durante esta edad que el hombre de Grauballe vivió y murió en la turbera. Sin este hallazgo único, es posible que este conocimiento nunca se haya adquirido.

La cama del Hombre Grauballe

Estar de pie cara a cara con el Hombre Grauballe al visitar el Museo Moesgaard es una experiencia muy especial y conmovedora. En un cuarto pequeño y oscuro, ha sido colocado, con cuidado y delicadeza, en un estuche de exposición donde se lo puede ver desde todos los lados. En esta habitación se tiene una sensación bastante notable de lo que debe ser estar en un pantano de turba.

Ver la exposición completa

Puede ver la exposición completa sobre el Hombre de Grauballe y los tiempos en que vivió, en el Museo Moesgaard, donde ofrecen varias teorías sobre por qué este hombre terminó su vida en un pantano al sur de Aarhus.

#moesgaardmuseum # grauballemanden # visitaarhus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.